dimecres, 26 de novembre de 2008

Sense embuts

Embobado -y sin pestañear- me he quedado mirando el programa Sense embuts, de TV3.
Hablaban con gente que vive y ha vivido en la calle por uno u otro motivo.

No he sentido ni pena, ni rabia, ni alegria, ni tristeza... lo unico que se es que hay personas para todo en este mundo.




Y me quedo con la frase de que cuando estas en ese pozo, porque eso es un pozo, solo el que esta ahi sabe lo que cuesta salir, solo el.


Dos de ellos tienen un blog, Pobreza y Luz y Miquel, 15 años en la calle. El ultimo de ellos esta realizando un comic de su vida.

dimarts, 25 de novembre de 2008

Termino la XXXVIII Olimpiada de Ajedrez en Dresde 2008

Se disputo durante las dos ultimas semanas y termino hoy. España partia como cabeza de serie numero 12, y finalizo 10, una posicion mas que digna. Lo mejor, el impecable torneo de Paco Vallejo con 7 victorias y cuatro empates en 11 partidas, lo que le valio la medalla de plata en el apartado individual.

Copio y pego la cronica de la ultima ronda, por Leontxo Garcia.
Lo mejor viene en el ultimo parrafo -a pesar de que a Leontxo no le guste, precisamente por ser el ultimo-.




Armenia triunfa, España cumple y Vallejo ilusiona


Aún con la cabeza caliente, Jordi Magem, el capitán de la selección española absoluta, no tenía claro si debía estar contento o triste inmediatamente después del 2-2 con el primer cabeza de serie. Visto desde fuera, es un gran resultado. Pero cuando uno ha estado al lado de los cuatro tableros, con posiciones favorables en tres de ellos (Vallejo, Illescas y San Segundo) durante horas, la sensación agridulce es inevitable. Quede para la historia que España rozó el triunfo contra los rusos más que nunca; que de haberlo conseguido hubiera sido quinta; y que si Paco Vallejo hubiese ganado una posición ganadora contra Péter Svídler, pentacampeón de Rusia, habría subido a lo más alto del podio individual; pero los apuros de tiempo le impidieron darse cuenta de que su posición era ganadora.

Cumplido ese deber con la historia, demos al César lo que es del César: esta vez, la selección española se ha metido entre las diez primeras de manera meritoria, ganando con claridad en la penúltima jornada a la Bulgaria de Topálov y Cheparínov (derrotados por Shírov y Vallejo, respectivamente) y empatando en la decisiva con la Rusia de Krámnik, Svídler, Grischuk y Jakovenko, nada menos. En el equipo ha habido mucho mejor ambiente que en Olimpiadas de las que preferiría olvidarme, y el 10º puesto es el tercer mejor resultado, tras Yereván 1996 (6º) y Buenos Aires 1978 (9º). Illescas (4 de 9 en el tercer tablero) y Jamrakúlov (2,5 de 6 en el cuarto) han rendido por debajo de su nivel, pero Vallejo ha compensado con creces. San Segundo (5 de 8 como suplente) se reafirma como un caso curioso: para no ser un profesional (ejerce como brillante ingeniero), sus resultados son excelentes. Y Shírov (7 de 10) ha estado magnífico en las dos últimas rondas; hoy ha aguantado muy bien con negras a Vladímir Krámnik tras elegir mal la variante de apertura.

Por cierto, me hubiera gustado ver cómo reaccionaban los árbitros si Krámnik llega unos segundos tarde en lugar de un minuto antes de la hora. Esta mañana (se jugaba a las 10.00) he sido testigo de líos de diversa índole. Por ejemplo, Erménkov (Palestina) llega con tiempo de sobra, deja la chaqueta en la silla y se va a buscar un bolígrafo. Cuando vuelve, han pasado unos segundos desde el gong inicial, y el árbitro de mesa le ha declarado perdedor por incomparecencia; se arma el lógico tifostio, los palestinos llaman al árbitro de zona, éste revoca la decisión y empieza la partida, con el consiguiente cabreo de los jamaicanos, quienes protestan al árbitro principal, el inefable singapureño Ignatius Leong. Éste recuerda lo que en la reunión de capitanes quedó muy claro: el jugador debe estar sentado ante su tablero cuando suena el gong; y declara perdedor a Erménkov. Hoy y otros días ha habido más casos parecidos, y mucho ojo porque, a partir del 1 de julio de 2009, esta norma se aplicará en todos los torneos de manera automática, salvo que el organizador estipule lo contrario en las bases. Caso muy distinto es el de Tkáchiev (Francia), gran ajedrecista y persona muy interesante cuya tendencia a la juerga le causa problemas como el de hoy: además de perder por incomparecencia, sus compatriotas no saben dónde está desde el domingo, salvo que le hayan encontrado mientras escribo esto.

Párrafo aparte para el magnífico señor Vallejo. Llevo ocho años, desde que fue campeón del mundo sub 18, esperando que nos dé una alegría tan grande como ésta; ganó el oro en el Europeo por naciones de Plóvdiv 2003, y la plata en el de Heraklión 2007, pero creo recordar que de manera menos brillante. Es la mejor actuación individual de un español en la historia de las Olimpiadas, si mis datos son correctos. Las medallas anteriores fueron: Bellón (plata, 4º tablero, 1978); Ochoa (bronce, 1º suplente, 1984); Romero (bronce, 3º, 2002); e Illescas (bronce, 3º, 2006). Aparte de que el menorquín ha terminado invicto jugando todas las partidas (siete victorias, cuatro empates), es probable que aparezca en la próxima lista por encima de los 2.700 puntos Elo. Sin duda, es una gran inyección de moral para él, sobre todo si mantiene el nivel durante su muy apretado calendario hasta marzo: analista de Topálov en el torneo de Nankín (China), partidas de la Bundesliga, Pamplona, torneo B de Corus-Wijk aan Zee (Holanda), analista de Topálov en el duelo contra Kamsky, y Campeonato de Europa Individual, si no se me olvida algo. Si es capaz de aguantar todo eso sin bajar de 2.700, tendría que plantearse su entrenamiento con mucha seriedad, para que sea tan duro como el de los diez mejores del mundo. Conviene recordar ahora, aunque ya lo he contado varias veces, que Kaspárov, Anand y Topálov coinciden: “Si Vallejo trabajase duramente, podría estar entre los cinco mejores del mundo”.

De los bicampeones armenios y su tremendo e inquebrantable espíritu de equipo (eran los novenos en el escalafón inicial; España, 11ª) ya lo he dicho casi todo en días y años anteriores. Su triunfo, bendecido por el presidente del Gobierno de su país (quien también preside la federación de ajedrez), desplazado expresamente a Dresde para la última ronda, es inobjetable, y muchos harían bien en copiar sus métodos de preparación y cohesión. Al mirar la tabla final llama la atención, aparte del fracaso de Rusia, la presencia de Vietnam en el 9º puesto, pero los vietnamitas llevan muchos años invirtiendo dinero y trabajo en sus jóvenes promesas. Más sorprendente aún es que ni Rusia ni China suban al podio femenino, para beneficio de las tradicionales georgianas, pero quizá sea una circunstancia casual porque no veo ninguna razón de fondo para explicarlo, salvo la relajación de Kosteniuk (4 de 8) dos meses después de lograr la corona mundial frente a la prodigiosa china Yifán Hou, de 14 años, bronce individual aquí con 7,5 de 11. Las españolas, capitaneadas por Javier Moreno, en un puesto normal para su posición inicial (23 y 22), podrían haber ido bastante arriba si Natalia Parés (4 de 9) y Mayrelis Delgado (2,5 de 7) hubiesen apretado un poco más, dado que las otras tres merecen un notable: Mónica Calzetta (6 de 9 en el primer tablero); Sabrina Vega (6,5 de 10 en el tercero) y Patricia Llaneza (5,5 de 9 como suplente).

Mención especial para un español con doble nacionalidad, Zenón Franco, cuyos estupendos 7,5 de 9 en el segundo han llevado a Paraguay 16 puestos más arriba (48º) de lo esperado (64º). Y otra para una veterana y adorable residente en Fuengirola, la sueca Pía Cramling, con 8 de 9 en el primer tablero.

Y así llego al párrafo que menos me gusta, el último de una Olimpiada donde, por mucho que trabajes, siempre te lo pasas muy bien. Yo les recomendaría que, si pueden, no duden en ir a todas, pero tengo cierta reserva sobre la siguiente, en Janti Mansisk (Siberia), por la lejanía, por el frío, que puede llegar a -50º, y por una especie de mosquitos criminales. Pero me he informado: probablemente será en septiembre, de 2010, con poco frío y sin mosquitos. Allí no habrá salchichas ni cerveza excepcionales, aunque el maridaje del salmón con el vodka tampoco está nada mal. Pero habrá, segurísimo, algo maravilloso: más de 2.000 ajedrecistas de todos los orígenes, colores y religiones imaginables practicando de manera natural y sin problemas lo que ahora se ha dado en llamar la “Alianza de Civilizaciones” (más correcto sería “de culturas”) que algunos listos, como Bush y Aznar, dicen que es imposible. Pues mire usted (como diría el segundo de ellos) no sólo es posible, sino que existe desde hace doce siglos, cuando los musulmanes introdujeron en España, contagiándola a judíos y cristianos, esta pasión colectiva que he compartido con ustedes a través de Chess Base, bajo la siempre eficaz dirección de Nadja Woisin. Afortunadamente, el circuito del ajedrez profesional da de sí lo suficiente para mantenerme siempre cerca de mis lectores y escuchantes. Pero, de todos modos, ¡nos vemos en Siberia!

Leontxo García

dilluns, 24 de novembre de 2008

Descomposicon termica del dicromato de amonio

El dicromato de amonio es una sal que derivaria del acido dicromico, si es que este existiera, pues es inestable.

La sal esta formada por el anion dicromato, que es altamente oxidante -tiende a ganar electrones-, y el cation amonio, que es altamente reductor -tiende a dar electrones-.

En principio se podria pensar que esta sal no deberia ser estable, precisamente porque sus iones son altamente oxidantes y reductores. Sin embargo la sal esta ahi, y es bien estable. Entonces, porque lo es?

La explicacion mas logica es que su cinetica es muy lenta, es un compuesto cienticamente lento. Es decir que los iones que forman la sal son lo suficientemente estables frente a los intermedios de reaccion, que son de elevada energia.

Sin embargo la cinetica lenta de este compuesto se ve alterada drasticamente cuando se somete a una fuente de calor externa, iniciandose asi un proceso que ya es irreversible:


Esta descomposicion no es una combustion, se trata de una reaccion redox, en la cual se forma el oxido de cromo (III) -a parte de vapores de nitrogeno y vapor de agua-, un compuesto refractario capaz de soportar temperaturas elevadisimas. La formacion de dicho oxido permite que la reaccion siga avanzando sobre su superficie, de manera que actua de catalizador de la reaccion.

El resultado es este espectacular volcan.


diumenge, 23 de novembre de 2008

BSO La muerte tenia un precio, por Ennio Morricone

Las peliculas de western siempre suelen tener grandes bandas sonoras, muchas de ellas gracias al genio Ennio Morricone.
En
La muerte tenia un precio -Per qualche dollaro in più- la musica es como un actor mas.

dijous, 20 de novembre de 2008

An orchid for my withering garden

Anteriormente anuncie que me reservaba la mejor cancion de Lacrimas Profundere, y hoy la publico.

Es toda ella una acto de solemnidad, incrementado en su impregnante final.
Es tan solemne como las hojas secas de los arboles en otoño, es tan solemne como un paseo solitario en una noche fria y ventosa.

No dejeis de escucharla.

Still drunken of spring's shining meadows and the myriads of flowers,
we shut our eyes to the beauty and fell asleep
...and oblivion erased our memories of fall and blinded our eyes.
Overwhelming were the days, as autumn embraced
the land of zephyr kissed the sky with passion...
But more seldom we remembered the perfume
of a long withered spring and summer's caress
faded like a candle in the wind, leaving a legacy of gold...
...and still we slumbered - dreamless and forlorn...
But for the sleepless who perceive, a blossom's tear
will be a monument of those long faded summers
and bears the seed of a new spring
...and those will feel no mourning as fall
grands them a farewell kiss in the orchid-fileds
because their gardens will gleam everlasting...

video

dimecres, 19 de novembre de 2008

Apocalypse Now, el Inicio con The End

El inicio de la pelicula es ya demoledor, al igual que toda ella.
El papel de Martin Sheen esta a la altura de grandes interpretes, en esta pelicula lo clava, quizas la unica.

Suenan los helicopteros y suena The End, de The Doors por primera vez en el film.
El Teniente Willard habla de como empezo todo.

Esto es puro cine.


dimarts, 18 de novembre de 2008

Podria ser victima de una falsificacion de software

Si te sale el mensaje este al iniciar Windows XP, hay una forma de quitarlo.



Yo no entiendo de ordenadores pero ese mensaje no implica nada grave y solo hace que tocar los huevos, eso si que lo se.
La verdad es que donde haya Linux o Mac, que se quite Windows.

Para quitarlo hay un tutorial que lo explica a la perfeccion y que funciona.
Remarcar que hay un punto del tutorial donde pide que desactivemos unas casillas -en una pestaña determinada- para cada usuario del PC y se nos muestra una lista con los usuarios del PC. Es importante hacerlo para cada uno de ellos sino la accion sera inutil.

dilluns, 17 de novembre de 2008

De Beren y Lúthien (III)

Se dice en la Balada de Leithian que Beren pasó por Doriath sin ser molestado, y llego al fin a la región de las Lagunas del Crepúsculo y los Marjales del Sirion; y dejando atrás la tierra de Thingol, trepó a las montañas sobre las Cataratas del Sirion, donde las aguas se precipitan bajo tierra con gran estrépito. Desde allí miró hacia el oeste, y a través de la niebla y las lluvias que bañaban esas colinas vio Talath Dirnen, la Planicie Guardada, que se extendía entre el Sirion y el Narog; y, más allá, divisó a lo lejos las altas tierras de Taur—en—Faroth que se levantan sobre Nargothrond. Y sin esperanza ni designio, volvió hacia allí sus pasos.

En toda aquella planicie, los Elfos de Nargothrond mantenían una vigilancia incesante; y en todas las colinas de los bordes había torres ocultas, y en todos los bosques y campos vecinos deambulaban en secreto arqueros de gran habilidad. Las flechas llegaban seguras a destino y eran mortales, y nada entraba allí furtivamente si ellos no lo deseaban. Por tanto, antes de que Beren hubiera avanzado mucho, supieron que andaba por el bosque, y que su muerte estaba próxima. Pero conociendo el peligro en que se encontraba, Beren llevaba siempre en alto el anillo de Felagund; y aunque no veía a nadie a causa de la cautela de los cazadores, se sentía vigilado y a menudo exclamaba en voz alta:
—Soy Beren hijo de Barahir, amigo de Felagund. ¡Llevadme al rey!


Las cataratas del Sirion

Así fue que los cazadores no lo mataron, y le salieron juntos al paso y le ordenaron que se detuviera. Pero al ver el anillo, se inclinaron ante él, aunque Beren pareciera un hombre salvaje y abandonado; y lo condujeron hacia el norte y hacia el oeste, avanzando de noche por temor de que alguien descubriera el camino que seguían. Porque por ese tiempo no había vado ni puente sobre el torrente del Narog ante las puertas de Nargothrond; pero más hacia el norte, donde el Ginglith se unía al Narog, el caudal disminuía, y cruzando por allí y volviéndose otra vez hacia el sur, los Elfos llevaron a Beren bajo la luz de la luna hacia los portones oscuros de unos recintos escondidos.


De ese modo Beren llegó ante el Rey Finrod Felagund; y Felagund supo quién era, pues no necesitaba el anillo para reconocer a la gente de Bëor y de Barahir. Se reunieron a puertas cerradas, y Beren habló de la muerte de Barahir, y de todo lo que le había ocurrido en Doriath; y lloró recordando a Lúthien y la alegría que habían sentido juntos. Pero Felagund escuchó la historia con asombro e inquietud; y supo que el juramento que había hecho era su propia sentencia de muerte, como mucho antes se lo había predicho a Galadriel. Le habló entonces a Beren con pesadumbre en el corazón.
—Es claro que Thingol desea tu muerte; pero parece que esta condena va más allá de sus designios, y que el Juramento de Fëanor obra de nuevo. Porque los Silmarils están malditos, por un juramento de odio; y quien los nombra con algún deseo despierta un gran poder del sopor en que están sumidos; y los hijos de Fëanor llevarían a todos los reinos de los Elfos a la ruina antes que consentir que algún otro gane o posea un Silmaril, porque los impulsa el Juramento. Y ahora Celegorm y Curufin habitan en mis estancias; y aunque yo, hijo de Finarfin, soy rey, ellos han ganado gran poder y rigen a muchos. Me han demostrado amistad en un apuro, pero me temo que no te mostrarían amor ni clemencia si tu cometido se supiera. No obstante, mi propio juramento se mantiene; y de ese modo todos estamos atrapados.


Entonces el Rey Felagund habló ante el pueblo recordando las hazañas de Barahir, y su voto: y declaró que pesaba sobre sus espaldas la obligación de ayudar al hijo de Barahir en esta necesidad, y buscó el apoyo de los capitanes. Entonces Celegorm se alzó de entre la multitud, y desenvainando la espada gritó:
—Sea amigo o enemigo, demonio de Morgoth, Elfo o hijo de los Hombres o cualquier otra criatura viviente de Arda, no habrá ley, ni amor, ni alianza del infierno, ni poder de los Valar, ni capacidad de hechicería que lo defienda del odio sempiterno de los hijos de Fëanor si toma o encuentra un Silmaril y lo guarda. Porque a los Silmarils sólo nosotros tenemos derecho hasta que termine el mundo.


Muchas otras palabras pronunció, tan poderosas como lo habían sido mucho antes en Tirion las palabras de su padre, que por primera vez inflamaron la rebelión de los Noldor. Y después de Celegorm, habló Curufin, con mayor gentileza, pero no con menor poder, conjurando en la mente de los Elfos una visión de guerra y la ruina de Nargothrond. Tan grande fue el miedo que puso en los corazones, que desde entonces y hasta el tiempo de Túrin, ningún Elfo de ese reino quiso ir a una batalla campal; sino que con cautela y emboscadas, con hechicería y dardos emponzoñados, persiguieron a todos los forasteros olvidando los vínculos de linaje. De este modo perdieron el valor y la libertad de los Elfos de antaño, y hubo oscuridad en aquellas tierras.

Y murmuraron entonces que el hijo de Finarfin no era un Vala como para darles órdenes, y apartaron de él los ojos. Pero la Maldición de Mandos cayó sobre los hermanos, y en ellos brotaron oscuros pensamientos, y pensaron enviar a Felagund solo a la muerte, y usurpar, si era posible, el trono de Nargothrond; porque eran del linaje más antiguo de los príncipes de los Noldor.
Y Felagund, viendo que lo abandonaban, se quitó de la cabeza la corona de plata de Nargothrond y la arrojó a los pies de los hermanos diciendo:
—Podéis romper vuestros juramentos de fidelidad pero yo he de cumplir con mi obligación. No obstante, si hay alguien sobre el que no ha caído aún la sombra de nuestra maldición, no me sería difícil encontrar al menos unos pocos seguidores, y no tendría que irme de aquí como un mendigo que ha sido echado de las puertas—.

Hubo diez que se mantuvieron a su lado; y el jefe de ellos, que se llamaba Edrahil, inclinándose, recogió la corona y preguntó si tenía que dársela a un senescal, en tanto Felagund no regresara.
—Porque vos seguís siendo mi rey y el de ellos —dijo—, no importa lo que ocurra.
Entonces Felagund dio la corona de Nargothrond a Orodreth, su hermano, para que gobernara en su lugar; y Celegorm y Curufin nada dijeron, pero sonrieron y abandonaron la estancia.


Nargothrond

Una tarde de otoño Felagund y Beren abandonaron Nargothrond con sus diez compañeros; y viajaron juntos a orillas del Narog hasta su fuente en las Cataratas de Ivrin. Bajo las Montañas de la Sombra descubrieron un campamento de Orcos y los mataron a todos por la noche; y se llevaron los pertrechos y las armas. Por las artes de Felagund cambiaron de forma y de rostro hasta que parecieron Orcos; y así disfrazados llegaron al camino del norte y se aventuraron por el paso hacia el oeste, entre Ered Wethrin y las tierras altas de Taur—nu—Fuin.

Pero Sauron los vio desde la torre, y dudó; porque iban de prisa y no se detuvieron a dar cuenta de sus actos, como estaban obligados a hacer los sirvientes de Morgoth que fueran por ese camino. Por tanto mandó detenerlos y conducirlos ante él.


De este modo se libró la contienda entre Sauron y Felagund que alcanzó tanto renombre. Porque Felagund lucho contra Sauron con cantos de poder, y el rey era muy poderoso; pero fue Sauron quien se impuso, como se dice en la Balada de Leithian
.

Entonces Sauron los despojó de los disfraces, y ellos aparecieron allí ante él desnudos y asustados. Pero aunque así se reveló lo que eran, no pudo descubrir Sauron cómo se llamaban ni qué se proponían. Los arrojó por tanto a un foso profundo, oscuro y silencioso, y los amenazó con una muerte atroz a menos que uno de ellos le confesara la verdad. De vez en cuando veían dos ojos que ardían en la negrura; y un licántropo devoró a uno de los compañeros; pero ninguno traicionó al Señor.

diumenge, 16 de novembre de 2008

Supernova

Escribia en el ultimo post la palabra supernova y hoy he recordado que habia una cancion con ese titulo, una cancion especial de un grupo que conoci gracias a un amigo que los vio en el programa Radio 3, en la 2 de Tve.
Ellos son La muñeca de sal, de Valencia. No conozco bien su discografia, solo se que escuche esta cancion hace ya tiempo y me parecio realmente buena.

Lo que pasa es que -como a todo el mundo le habra pasado alguna vez- hay ocasiones en que uno debe formatear su ordenador y no siempre se puede salvar todo, a veces incluso no salvas nada. Me han pasado las dos cosas.
Esa cancion la perdi. Y la recupero ahora, ya para siempre.


dissabte, 15 de novembre de 2008

Los nucleos pesados y las constantes fisicas

A medida que la materia cosmica primitiva gaseosa -hidrogeno y helio- va compactandose bajo la accion de la gravedad para dar galaxias, y en ellas, estrellas, la energia potencial gravitatoria del gas se convierte en energia termica y energia de radiacion. En otras palabras, a medida que una nube de gas se va colapsando, el gas se calienta, hasta que llega a una temperatura- unos diez millones de grados- donde las colisiones entre los nucleos atomicos son suficientemente violentas para producir reacciones de fision nuclear.
En estas reacciones nucleos ligeros se unen para formar nucleos mas pesados, liberandose grandes cantidades de energia de manera que el gas se calienta tanto que su presion expansiva contraresta la presion de la gravedad, asi que la estrella tiende a comprimirse.


En una primera etapa de la evolucion estelar, el hidrogeno forma helio. Cuando se acaba el hidrogeno, se acaba el combustible, la estrella se enfria y su presion interna disminuye, de manera que se contrae bajo la accion de la presion de la gravedad. No obstante, esta contraccion vuelve a calentar la estrella hasta llegar a una temperatura -unos cien millones de grados- donde tres nucleos de helio pueden dar un nucleo de carbono. Esto produce, durante un cierto intervalo, una nueva expansion de la estrella, hasta que se acaba el helio.



Esto es lo que sucedera dentro de unos cinco millones de años con el Sol: al empezar la combustion de helio su tamaño aumentara hasta engullir a Mercurio y Venus, lo cual hara aumentar considerablemente la temperatura en la Tierra.
A continuacion, si la estrella es suficientemente grande, se inicia la combustion del carbono -a unos quininetos millones de grados- dando silicio y otros elementos. Este proceso puede llegar hasta la produccion de nucleos de hierro, que es el nucleo mas estable. De hecho, las estrellas mas grandes del Universo tienen diversas capas, las mas internas son las mas calientes y contienen los atomos pesados. Si las estrellas son lo bastante grandes, al acabarse el combustible nuclear, la parte interna se colapsa bruscamente; la parte externa cae violentamente sobre el nucleo superdenso, donde rebota y lanza al espacio capas externas en forma de una gran explosion, lo que se conoce como Supernova.

En estos procesos tan violentos -en pocos minutos se libera muchas mas energia que la que ha podido dar el Sol en todos sus años de vida- se forman atomos mas pesados que el hierro, como la plata, el oro, el plomo o el uranio. Como resultado de esta explosion el espacio cercano a las estrellas primitivas se enriquece de atomos pesados, que permitiran que estrellas de segunda generacion que se formen a partir de el puedan tener sistemas planetarios con materiales pesados. Algunos de esos atomos llegaran a constituir materia viva.

Existen calculos detallados que rebelan que los procesos de formacion de nucleos pesados dependen muy sensiblemente de los valores de las constantes fisicas -como por ejemplo la constante de gravitacion, la carga o massa del electron, la constante de interaccion nuclear debil...-. Por ejemplo si la constante de gravitacion fuera ligeramente inferior o superior, el Universo se habria expandido demasiado rapidamente lo que habria impedido la formacion de las galaxias que hoy conocemos, o se habria contraido demasiado rapido como para que se hubiesen podido formar. O si la constante de interaccion nuclear debil fuera mas grande, las estrellas habrian explotado en una fase muy inicial, lo que hubiera impedido la formacion de atomos pesados.

Variaciones del orden de un cuatro por ciento de algunas de esas constantes fundamentales comportarian una reduccion de los niveles de carbono de hasta tres cientas veces el que tenemos ahora.


Texto de
David Jou.


dijous, 13 de novembre de 2008

Master and Commander

Esta pelicula me gusto mucho y fue una sorpresa para mi.
Me gustan los personajes y como cuentan la historia, esta muy bien realizada.
He seleccionado esta escena donde el Capitan y el cientifico tocan a su manera una pieza de Boccherini, aunque lo que mas me gusta es la panoramica del barco en la mar
.

video

dimecres, 12 de novembre de 2008

Enganchado a Battlestar Galactica

A pesar de que en general no me gustan la series, reconozco que esta ha logrado viciarme. Y eso que algunas cosas no logro entenderlas y a veces quedo muy descolocado, pero no por la trama en si -que tambien, pero en menor grado- sino por la realizacion de la misma (Iruva ja parlarem quan tornis d'aixo i mes coses, que ja falta poc).
Aun asi hay personajes muy trabajados y algunos momentazos increibles, como el rescate en Nueva Caprica.

dilluns, 10 de novembre de 2008

The Loud Music of the Sky

Esta es una joya de Summoning, de su disco mas conocido Stronghold.

Como en un vendaval en la edad de los vikingos, en un mar salvaje con una nave ingobernable, se palpa la calma antes de la tormenta y como una sinfonia, resuenan los truenos.


diumenge, 9 de novembre de 2008

LOST: Promo de la 5 temporada

Aviso que este video NO deben verlo aquellos que aun no han terminado la cuarta temporada.

Ya hace dias que circula por internet la promo de la quinta temporada. Me decido a colgarla porque estoy ansioso que empieze ya. Sera el 2 de enero en EEUU.

dimecres, 5 de novembre de 2008

Black Swans

Lacrimas Profundere, este es un grupo de Alemania de cuya discografia destacaria La Naissance d'un Rêve -1997- y Memomorandum -1999-.



Esta cancion lleva las voces guturales consigo y tambien los coros femeninos que tanto me gustan, lo que le da el toque melancolico.
A mi me gustan las canciones tristes.
Pero lo que realmente impresiona y deja atonito es el increible solo de piano que se marcan des del minuto 2'05'' hasta el 3'15''.

Es sobrecogedor.

Me reservo para mas adelante la autentica obra maestra de este grupo. Una cancion que no me canso de escuchar. Sera en breve que la colgare, pero esta es para abrir boca, y luego dejare paso a la autentica solemnidad.



...So embrace the flowers of fall
and remember the rain
which will ever weep over landscapes wide and grey
and feed the rivers flowing into the waters of life
though oblivion is a mightier water -
so majestic, so cold, so fathomless deep...

dimarts, 4 de novembre de 2008

Una historia verdadera

David Lynch es un director al que no entiendo. Cuando acaban sus peliculas tengo que montarme una historia yo mismo para darle un sentido que luego me resulta efimero. Pero su estilo me gusta porque lo noto muy autentico.
En Una historia verdadera hizo una pelicula que nada tiene que ver con lo dicho. No obstante continua siendo autentica. Para saberlo solo hace falta ver la pelicula, es una historia verdadera.


dilluns, 3 de novembre de 2008

Espero que los recuerde

Hay una cosa que tengo clara, si Barack Obama gana mañana las elecciones y es el nuevo presidente de EEUU, sera tambien gracias a ellos. Espero que los recuerde.




dissabte, 1 de novembre de 2008

De Beren y Lúthien (II)

Se dice en la Balada de Leithian que Beren llegó tambaleándose a Doriath, con cabeza cana y como agobiado por muchos años de pesadumbre, tanto había sido el tormento del camino. Pero errando en el verano por los bosques de Neldoreth, se encontró con Lúthien, hija de Thingol y Melian, a la hora del atarceder, al elevarse la Luna, mientras ella bailaba sobre las hierbas inmarcesibles del claro umbroso junto al Esgalduin. Entonces todo recuerdo de su pasado dolor lo abandonó, y cayó en un encantamiento; porque Lúthien era la más hermosa de todos los Hijos de Ilúvatar. Llevaba un vestido azul como el cielo sin nubes, pero sus ojos eran grises como la noche iluminada cíe estrellas; estaba el manto bordado con flores de oro, pero sus cabellos eran oscuros como las sombras del crepúsculo. Como la luz sobre las hojas de los árboles, como la voz de las aguas claras, como las estrellas sobre la nieblas del mundo, así eran la gloria y la belleza de Lúthien; y tenía en la cara una luz resplandeciente.

Pero ella desapareció de súbito; y él se quedó sin voz, como presa de un hechizo, y durante mucho tiempo erró por los bosques, impetuoso y precavido como una bestia, buscándola. La llamó en su corazón Tinúviel, que significa Ruiseñor, hija del crepúsculo, en la lengua de los Elfos Grises, pues no conocía otro nombre para ella. Y la vio a lo lejos como las hojas en los vientos de otoño, y en invierno como una estrella sobre una colina, pero una cadena le aprisionaba los miembros.


Lúthien danzando a los ojos de Beren

En la víspera de la primavera, poco antes del alba, Lúthien bailó en una colina verde; y de pronto se puso a cantar. Era un canto vehemente que traspasaba el corazón como el canto de la alondra que se alza desde los portones de la noche y se vierte entre las estrellas agonizantes, cuando el sol asoma tras las murallas del mundo; y el canto de Lúthien aflojó las ataduras del invierno, y las aguas congeladas hablaron, y las flores brotaron desde la tierra fría por la que ella había pasado.

En ese momento el hechizo de silencio cesó de repente, y Beren la llamó, gritando Tinúviel; y los bosques devolvieron el eco del nombre. Entonces ella se detuvo maravillada y no huyó más, y Beren se le aproximó. Pero cuando Tinúviel lo miró, la mano del destino cayó sobre ella, y lo amó; no obstante, se deslizó de entre los brazos de Beren y desapareció en el momento en que rompía el día. Entonces Beren cayó desmayado en tierra como quien ha sido herido a la vez por el dolor y la felicidad, y se hundió en el sueño como en un abismo de sombra; y al despertar estaba frío como la piedra, y sentía el corazón árido y desamparado. Y con la mente errante andaba a tientas como quien ha sido atacado de súbita ceguera y trata de atrapar con las manos la luz desvanecida. Y así empezó a pagar el precio de la angustia, por el destino que le había sido impuesto; y en este destino estaba atrapada Lúthien, y siendo inmortal compartió la mortalidad de Beren, y siendo libre se ató con las cadenas de Beren; y ninguna Eldalië había conocido una angustia mayor.

Sin que Beren lo esperara, ella regresó al sitio donde el estaba sentado en la oscuridad, y hace ya mucho en el Reino Escondido puso su mano en la de él. En adelante vino a verlo con frecuencia, y se paseaban secretamente por los bosques desde la primavera hasta el verano; y ningún otro de los Hijos de Ilúvatar tuvo alegría tan grande, aunque el tiempo fue breve.

Pero Daeron el Bardo también amaba a Lúthien y espió sus encuentros con Beren, y los denunció a Thingol. Entonces el rey se llenó de enojo, porque amaba a Lúthien más que a ninguna otra cosa, poniéndola por encima de todos los príncipes de los Elfos; mientras que a los Hombres mortales ni siquiera los tomaba como sirvientes. Por tanto, le habló a Lúthien con pena y asombro, pero ella no quiso revelarle nada, hasta que él le juró que no haría morir a Beren ni lo tomaría prisionero. Pero envió a unos sirvientes a que se apoderaran de él y lo condujeran a Menegrotn como a un malhechor; y Lúthien se anticipó, y llevó ella misma a Beren ante el trono de Thingol como si fuera un huésped honorable.

Entonces Thingol miró a Beren con desprecio y enfado; pero Melian guardaba silencio. —¿Quién eres —preguntó el rey—, que llegas aquí como un ladrón y te aproximas a mi trono sin ser invitado?

Pero Beren, atemorizado, porque el esplendor de Menegroth y la majestad de Thingol eran muy grandes, nada respondió. Por tanto, Lúthien habló y dijo:

—El es Beren hijo de Barahir, señor de los Hombres, poderoso enemigo de Morgoth; la historia de sus hazañas se canta aun entre los Elfos.

—¡Que sea Beren quien hable! —exclamó Thingol—. ¿Qué quieres, desdichado mortal, y por qué motivo has abandonado tu tierra para entrar aquí, lo que está prohibido a tus iguales? ¿Puedes dar una razón por la que no deba imponerte un severo castigo por tu insolencia y tu locura?

Entonces Beren, levantando la cabeza, contempló los ojos de Lúthien y luego miró también a Melian; y le pareció que le ponían palabras en la boca. Perdió el miedo y recuperó el orgullo de la más antigua casa de los Hombres; y dijo: —Mi destino, oh rey, me condujo aquí, a través de peligros que aun pocos de entre los Elfos se atreverían a afrontar. Y he encontrado aquí lo que en verdad no buscaba, pero que ahora quiero tener para siempre. Porque está por encima de la plata y el oro, y ninguna joya se le iguala. Ni la roca, ni el acero, ni los ruegos de Morgoth, ni todos los poderes de los reinos de los Elfos me separarán del tesoro de mis deseos. Porque Lúthien, tu hija, es la más bella de todas las Criaturas del Mundo.

Entonces un grave silencio pesó en el recinto, porque los que allí se encontraban estaban asombrados y asustados, y creyeron que Beren sería muerto. Pero Thingol habló con lentitud diciendo: —Con esas palabras te has ganado la muerte; y la muerte encontrarías en seguida, si yo no hubiera hecho un juramento apresurado; de lo que estoy arrepentido, mortal de bajo nacimiento que has aprendido a arrastrarte secretamente como los espías y esclavos de Morgoth.

Entonces le respondió Beren: —La muerte podéis darme, la haya yo ganado o no; pero no soportaré que me llaméis de bajo nacimiento, ni espía, ni esclavo. Por el anillo de Felagund, que él mismo dio a Barahir, mi padre, en el campo de batalla del Norte, mi casa no se ha ganado epítetos tales de Elfo alguno, sea él rey o no.


Otra vision de Lúthien en los bosques de Neldoreth

Las palabras de Beren eran orgullosas y todas las miradas se fijaron en el anillo; porque lo sostenía en alto, y en él resplandecían las joyas verdes que los Noldor habían inventado en Valinor. Porque este anillo era como dos serpientes gemelas con ojos de esmeralda, y encima de las cabezas había una corona de flores de oro, que una de ellas sostenía y la otra devoraba; ésa era la insignia de la casa de Finarfin. Entonces Melian se inclinó hacia Thingol, y en un susurro le aconsejó que se tranquilizara. —Porque no serás tú —le dijo— quien dé muerte a Beren; y lejos y libre irá guiado por el destino antes de que le llegue el final; no obstante, ese destino está unido al tuyo. ¡Haz caso!

Pero Thingol miró en silencio a Lúthien, y pensó en su corazón: "Hombres desdichados, hijos de pequeños señores y reyes de corta vida, ¿ha de poner alguien semejante las manos en ti, y sin embargo seguir con vida?" Entonces, rompiendo el silencio, dijo: —Veo el anillo, hijo de Barahir, y entiendo que eres orgulloso y crees tener mucho poder. Pero las hazañas de un padre, aun cuando estuviera a mi servicio, no bastan para ganar a la hija de Thingol y Melian. ¡Escucha ahora! También yo deseo un tesoro al que no tengo acceso. Porque roca y acero y los fuegos de Morgoth me apartan de la joya que querría poseer en oposición a todos los poderes de los reinos de los Elfos. No obstante dices que tales impedimentos no te amilanan. ¡Haz pues como lo propones! Tráeme en la mano uno de los Silmarils de la corona de Morgoth; y entonces, si así ella lo quiere, Lúthien podrá poner su mano en la tuya. De ese modo tendrás mi joya; y aunque el destino de Arda esté ligado a los Silmarils, me tendrás por generoso.

De esta manera forjó el destino de Doriath y quedó atrapado en la Maldición de Mandos. Y quienes lo escucharon, advirtieron que Thingol, aunque renunciaba al juramento, lo mismo mandaba a Beren a la muerte; pues sabían que todo el poder de los Noldor, antes de que se quebrantara el Sitio, no había valido ni siquiera para ver desde lejos los relumbrantes Silmarils de Fëanor. Pues habían sido engarzados en la Corona de Hierro, y en Angband se estimaban por encima de toda riqueza; y en torno estaban los Balrogs, e innumerables espadas, y fuertes rejas, y muros inexpugnables, y la oscura majestad de Morgoth.

Pero Beren rió. —Por bajo precio —dijo— venden a sus hijas los reyes de los Elfos; por gemas y por cosas de artesanía. Pero si ésta es vuestra voluntad, Thingol, la cumpliré. Y cuando volvamos a encontrarnos, mi mano sostendrá un Silmaril de la Corona de Hierro; porque no veis por última vez a Beren hijo de Barahir.

Entonces miró los ojos de Melian, que nada dijo; y se despidió de Lúthien Tinúviel, e inclinándose ante Thingol y Melian, apartó a los guardianes que lo rodeaban y partió solo de Menegroth.

— Entonces, por fin habló Melian, y dijo a Thingol:

—Oh, rey, has concebido un plan astuto. Pero si mis ojos no han perdido la vista, será para tu mal, no importa que Beren fracase en su cometido o lo lleve a cabo. Porque has condenado a tu hija o te has condenado a ti mismo. Y ahora Doriath está sometida a los hados de un reino más poderoso.

Pero Thingol contestó: —No vendo a Hombres o Elfos lo que amo y estimo por sobre todos los tesoros. Y si hubiera esperanza o temor de que Beren volviera vivo a Menegroth, no contemplaría otra vez la luz del cielo, aunque yo lo haya jurado.

Pero Lúthien calló, y desde esa hora no volvió a cantar en Doriath. Un silencio profundo se hizo en los bosques, y las sombras se alargaron en el reino de Thingol.